Bienvenido al Portal de Salud de Extremadura

Logo de la Junta de Extremadura

Preguntas Frecuentes

Preguntas frecuentes - Donaciones

1. ¿QUÉ SIGNIFICA SER DONANTE?


Ser donante significa estar dispuesto a ayudar a otras personas de manera altruista y solidaria.

La única oportunidad que tienen muchas personas de seguir viviendo es recibir un trasplante, y esto sólo es posible gracias a otras que donen sus órganos y tejidos cuando ya no los necesiten.
 

2. ¿QUÉ ÓRGANOS Y TEJIDOS SE PUEDEN DONAR?


Los órganos que se pueden donar son el corazón, los pulmones, el hígado, los riñones, el páncreas y el intestino.

Los tejidos que se pueden donar son las córneas, los huesos, cartílagos y tendones, la piel, los vasos sanguíneos (arterias y venas), las válvulas cardíacas, la membrana amniótica de la placenta y los progenitores hematopoyéticos (de la médula ósea, de la sangre periférica o del cordón umbilical).

También existe la posibilidad de de donar la totalidad del cuerpo para el estudio en las Facultades de Medicina. Si es esto lo que desea debe ponerse en contacto con el Departamento de Anatomía Humana de la Facultad de Medicina (Telf. 924 272 956).

3. ¿DE DÓNDE PROCEDEN LOS ÓRGANOS Y TEJIDOS QUE SE TRASPLANTAN?


La mayoría de los órganos que se trasplantan en España y en Europa proceden de donantes fallecidos (99% aprox.) y una mínima parte de donantes vivos.

Los tejidos que se trasplantan también proceden en su mayoría de donantes fallecidos, sobre todo las córneas y los huesos.

Algunos tejidos pueden proceder de animales como las válvulas cardíacas y la piel, pero actualmente no se obtienen órganos para trasplante en humanos

4. ¿SE PUEDE SER DONANTE EN VIDA?


Sí. Los donantes vivos son aquellos que donan un órgano doble, como el riñón, una parte del hígado, páncreas o pulmón, o un tejido, como los progenitores hematopoyéticos de la médula ósea, sangre periférica o cordón umbilical.

El trasplante de órganos de donante vivo más frecuente es el trasplante renal. En este caso las parejas donante-receptor suelen ser familiares (padre/madre-hijo, cónyuges, hermanos, etc.). El riñón se puede obtener de un donante vivo y sano porque tenemos dos y podemos vivir perfectamente con uno solo.

El riesgo para el donante es mínimo y los resultados del trasplante son mejores que cuando el riñón procede de un donante fallecido.

El trasplante de hígado de donante vivo suele realizarse a receptores infantiles, siendo en este caso los donantes más frecuentes el padre o la madre del niño.

 

El trasplante de progenitores hematopoyéticos o células madre de la sangre es necesario en personas con enfermedades malignas de la sangre, como leucemias o linfomas.

Puede ser autotrasplante, cuando el enfermo y el donante son la misma persona, pero un 40% de estos trasplantes deben obtenerse de otra persona, ya sea un familiar consanguíneo o de una persona ajena al receptor, siempre y cuando ambos sean compatibles

5. ¿QUIÉN PUEDE SER DONANTE TRAS SU FALLECIMIENTO?


Pueden ser donantes de órganos y tejidos tras su fallecimiento todas aquellas personas que lo deseen. Lo más importante es que haya comunicado a sus familiares y allegados su decisión de serlo.

En el momento del fallecimiento, los equipos médicos valorarán y decidirán si los órganos y tejidos son adecuados para el trasplante o no.

6. ¿HAY ALGUNA LIMITACIÓN REFERENTE A LA EDAD O ALGUNA ENFERMEDAD QUE IMPIDA LA DONACIÓN?


En principio no hay límite de edad para ser donante. Es más, en los últimos años la edad media de los donantes en nuestro país ha experimentado un aumento importante y, actualmente, más del 30% de los donantes en España son mayores de 70 años.

Respecto a las enfermedades que contraindican la donación se limitan a aquellas que puedan ser transmitidas a los receptores a través del trasplante (p.e. VIH, cáncer). Aún así, serán siempre los equipos médicos que valoren al posible donante tras su fallecimiento quienes decidirán si es posible la donación.

7. ¿ES PRECISO REALIZARSE ALGÚN CHEQUEO ANTES DE HACERSE DONANTE?


No. La evaluación del posible donante se realizará una vez fallecido. Se descartará la presencia de enfermedades que puedan ser transmitidas a los receptores y se valorarán los órganos y tejidos para garantizar su funcionamiento en los receptores.

8. ¿POR QUÉ NO PUEDEN SER DONANTES DE ÓRGANOS LA MAYORÍA DE FALLECIDOS?


Para poder ser donante de órganos se debe fallecer en un hospital, habitualmente en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Es necesario que la muerte se produzca por lesiones cerebrales irreversibles con criterios legales de muerte cerebral o bien por una parada cardiaca no recuperable.

Estos requisitos sólo los cumplen entre el 1 y el 2% de todos los fallecidos en un hospital.

Además no se debe padecer ninguna enfermedad que se pueda transmitir a los receptores, como infecciones no controladas o cáncer.

9. ¿QUÉ ES LA MUERTE CEREBRAL?


La muerte es un hecho único al que se puede llegar de dos maneras: por cese irreversible de la función cardiorrespiratoria (corazón y pulmón) o por cese irreversible de la función cerebral (cerebro y troncoencéfalo).

La muerte cerebral se produce cuando se detiene la circulación sanguínea del cerebro durante un período extenso de tiempo, produciéndose el cese irreversible de todas sus funciones.

En estos casos, los órganos pueden seguir funcionando durante un tiempo si la persona fallecida está conectada a un respirador artificial y medicada para mantener el ritmo adecuado del corazón. No obstante, ni el corazón ni los pulmones funcionan si se desconecta el respirador o se suprime la medicación. Esta situación se puede prolongar durante un tiempo muy limitado ya que, a pesar de todas las medidas artificiales que utilicemos, los órganos finalmente dejarán de funcionar por falta de estímulo cerebral.

La declaración de muerte cerebral se realiza en base a unos criterios muy estrictos marcados por Ley, y tiene que ser dictaminada por tres médicos diferentes con experiencia que examinan al paciente por separado.

10. ¿LA MUERTE CEREBRAL Y EL COMA ES LO MISMO?


La muerte cerebral es completamente diferente del coma. Hay muchas personas que pueden permanecer en coma muchos años y quizá nunca despierten, pero siempre presentan algún grado de actividad cerebral y algunas pueden incluso respirar por sus propios medios.

La persona en muerte cerebral no presenta ninguna actividad cerebral ni la presentará, y no respira cuando se le retira el respirador ni lo hará en un futuro, porque está muerta.

11. ¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA MUERTE CEREBRAL?


Los criterios para diagnosticar la muerte cerebral son muy estrictos y están fijados por el Real Decreto 2070/1999.

Esta ley exige que el diagnóstico se realice por tres médicos distintos a los que van a realizar la extracción o el trasplante: dos médicos del equipo que atiende al paciente (UCI) y un neurólogo o neurocirujano, todos ellos con experiencia en este tipo de enfermos.

Estos médicos van a comprobar la ausencia de respuesta cerebral a distintos estímulos y van a realizar pruebas para confirmar la destrucción completa del cerebro y troncoencéfalo.

No es hasta que no se ha diagnosticado la muerte cerebral cuando se plantea la posibilidad real de que el fallecido sea donante de órganos.

12. ¿QUÉ ES EL CONSENTIMIENTO PRESUNTO?


La legislación española establece que todo ciudadano español es donante siempre y cuando no haya manifestado en vida su oposición. Esto se denomina consentimiento presunto.

No obstante, la práctica en nuestro país obedece a un consentimiento informado, es decir, siempre se realiza la solicitud formal de la donación a la familia del fallecido.

13. ¿QUÉ PASA SI MI FAMILIA SE OPONE A LA DONACIÓN?


Que no se realiza, siempre y cuando no exista un documento en el Registro de Voluntades Anticipadas que diga lo contrario.

Una persona puede querer ser donante en un momento de su vida y más tarde cambiar de opinión. En realidad la familia es el vehículo para conocer la voluntad del fallecido y es la que la pone de manifiesto.

Aunque el fallecido tenga carnet de donante, si la familia se opone a la donación, ésta no se llevará a cabo. En España entre un 15 y un 20% de las donaciones no se producen por negativa familiar. 

14. ¿ES IMPORTANTE QUE MI FAMILIA SEPA MI OPINIÓN SOBRE LA DONACIÓN?


Es trascendental porque si la familia no conoce la opinión del fallecido sobre la donación de órganos y tejidos tendrá mayor dificultad para tomar una decisión.

El desconocimiento de los deseos del fallecido es el principal motivo de negativa familiar. Es muy importante que nuestros seres queridos conozcan nuestra voluntad de ser donantes y ayudar a otras personas, ya que no sólo les será más fácil tomar una decisión sino que nos aseguraremos de que se cumpla nuestro deseo. 

15. ¿Y SI CAMBIO DE OPINIÓN?


Si cambia de opinión respecto a la donación sólo tiene que romper el carnet de donante, si lo tiene, y comunicárselo a su familia.

16. ¿PUEDO DECIDIR QUÉ QUIERO Y QUÉ NO QUIERO DONAR?


Sí. Usted puede especificar qué órganos y tejidos desea donar y cuáles no. Con toda seguridad se respetará su decisión.

17. SI SOY DONANTE ¿ME ATENDERÁN DE FORMA DISTINTA LOS MÉDICOS?


No. Los médicos siempre trabajan intentando salvar la vida de los enfermos. Sólo cuando se ha comprobado que no se puede hacer nada más por un paciente, y que éste cumple criterios de muerte cerebral, se avisará al equipo de coordinación de trasplantes.

Es a partir del fallecimiento de una persona cuando los coordinadores de trasplantes tratan de salvar la vida de otros enfermos que no tienen otra posibilidad de curación.

18. ¿CAMBIA EL ASPECTO DE UNA PERSONA FALLECIDA CUANDO ES DONANTE?


No. La extracción de órganos y tejidos es una operación quirúrgica que se realiza en quirófano por un equipo de cirujanos especialistas. Esta intervención se realiza con las mismas medidas y la misma delicadeza que cualquier otra.

Una vez acabada la cirugía, se suturan las incisiones realizadas, se lava el cuerpo y se prepara como se haría en otras circunstancias, siempre con el máximo respeto al fallecido.

19. ¿LA DONACIÓN INTERFIERE EN EL FUNERAL O EN EL ENTIERRO O INCINERACIÓN?


No. La hora oficial de la muerte es la misma, haya o no haya donación. La familia puede disponer del cuerpo del fallecido en las mismas condiciones que si no es donante.

El funeral y el entierro o incineración puede llevarse a cabo sin problemas.

20. ¿QUÉ PIENSAN LAS RELIGIONES SOBRE LA DONACIÓN DE ÓRGANOS Y TEJIDOS?


La mayoría de las religiones se han manifestado a favor de la donación de órganos como acto de amor y solidaridad con el prójimo.

La IglesiaCatólicaexpresó de forma clara y contundente que la donación de órganos es el acto supremo de caridad, generosidad y amor que una persona puede hacer por otra. Existen numerosas declaraciones de papas y obispos católicos a favor de la donación, existiendo diferentes encíclicas y documentos en los que animan a todos los católicos a expresar en vida el deseo de ser donante.

Anglicanos y protestantes no presentan ningún problema y abogan porque cada persona decida, en conciencia, si ser  o no donante.

Los evangélicos no tienen ningún prejuicio religioso frente a la donación.

La religión judía es favorable a la donación de órganos y la religión musulmana tampoco pone ningún obstáculo a la misma, siempre y cuando se respeten sus ritos funerarios.

Los testigos de Jehová, que manifiestan con rotundidad su oposición a las transfusiones de sangre, no tienen ningún impedimento a la donación de órganos ni al trasplante, siempre y cuando se les asegure que no van a recibir durante la operación ninguna transfusión.

21. ¿QUÉ LEGISLACIÓN REGULA LA DONACIÓN DE ÓRGANOS Y TEJIDOS Y EL TRASPLANTE?


En España, la legislación sobre donación y trasplante de órganos está compuesta por la Ley 30/79 y los posteriores Real Decreto 2070/1999 y 1301/2006 que desarrollan, respectivamente, las actividades relativas a la utilización de órganos y tejidos humanos.

22. ¿PUEDE CONOCER LA FAMILIA DEL DONANTE A LOS RECEPTORES O VICEVERSA?


 

No. La ley española exige el anonimato en la donación, de manera que los equipos de coordinación y trasplante no les pueden decir a los familiares de un donante quien ha recibido esos órganos y tejidos, ni a un trasplantado quién ha sido su donante.

23. ¿SE PUEDE DONAR PARA ALGUIEN CONCRETO?


La forma más justa y equitativa de distribuir los órganos y tejidos para trasplante es hacerlo en base a una lista de espera de forma que, cada uno de ellos vaya a la persona que más lo necesite en ese momento.

Sólo en el trasplante de donante vivo la donación es dirigida a una persona concreta, que suele ser un familiar directo (padres, hijos, hermanos, cónyuges) o un amigo o amiga.

24. ¿POR QUÉ DEBERÍA HACERME DONANTE?


A pesar de los avances médicos, existe un número importante de enfermos cuya única esperanza de curación es el trasplante.

Sin embargo, e incluso siendo España el país del mundo que mayor número de donaciones por millón de población tiene al año, hay una gran diferencia entre la necesidad de órganos para trasplante y el número de donantes registrados, de manera que, actualmente, hay personas que fallecen mientras esperan ser trasplantados.

Todas las ayudas son necesarias para resolver esta escasez de órganos.

25. ¿QUÉ ES LA TARJETA DE DONANTE Y CÓMO PUEDO OBTENERLA


Es un documento que se solicita y formaliza en vida, en el que se declara la voluntad de ser donante de órganos y tejidos tras el fallecimiento.

No obstante, lo más importante es que tu familia conozca tu decisión ya que, aunque tenga la tarjeta de donante, siempre se le va a consultar a su familia por su voluntad respecto a la donación.

La tarjeta, al ser una manifestación de su deseo de donar, es válida independientemente de donde lo haya obtenido y del aspecto que tenga. Es gratuito y no implica ningún compromiso ya que se puede anular en cualquier momento.

Se puede obtener a través de los folletos de la Coordinación de Trasplantes, o bien por teléfono (900 720 738) o a través de Internet.

También se puede solicitar a la Organización Nacional de Trasplantes o a las distintas asociaciones que existen en nuestra comunidad.

26. ¿CADUCA LA TARJETA DE DONANTE?


La tarjeta de donante no caduca con el paso del tiempo, sólo puede perder su validez si usted cambia de opinión y no quiere ser donante.

27. ¿TODAS LAS TARJETAS DE DONANTE SIRVEN IGUAL?


Todas las tarjetas de donante tienen la misma validez, no importa si hace mucho o poco tiempo que la tiene, si es de otros lugares de España o si es de una u otra asociación. Mientras usted desee ser donante la tarjeta que tiene expresa su deseo y, por lo tanto, es válida.